Páginas

lunes, 7 de febrero de 2011

el chico de la bicicleta

2 comentarios:

Natàlia Tàrraco dijo...

La segunda tiene la magia, lo inquietante que se diluye por la izquierda, ¿atrapará al niño de color esa evanescéncia?
Siempre caben mil fotos en una, mil miradas y mil sueños, tu los atrapas, luego los retocas para dejar ese instante abierto, eterno o como un suspiro.

Estuve contemplando el magnífico catálogo de la exposición, la diversidad de técnicas, de enfoques, de instantes, habla de la diversidad humana. Me prendaron todas, sobretodo unas en blanco y negro, con ciertos vacios inquietantes.
Besito amigo, un placer visitar tus imagenes.

ANRAFERA dijo...

Felicitaciones por éstos buenos tratamientos. Me gusta. Saludos.